miércoles, 28 de octubre de 2009

El último malón


Por el Lic. Jorge P. Mones Ruiz (ex Mayor de Caballería)

En los últimos meses y días hemos tomado conocimiento, gracias a la prensa informática en especial y al resto de los medios de comunicación social en general, del surgimiento o más bien puesta en escena (ya que en el reparto del drama argentino hace tiempo que son protagonistas), de diferentes movimientos sociales e indigenistas caracterizados por formas poco democráticas y tolerantes para hacer valer sus reclamos. Algún senador fue víctima de atropellos por parte de huestes muy particulares, y otros ciudadanos en el sur asisten casi impotentes a la usurpación de sus propiedades por “malones siglo XXI”.

También asistimos a los que algunos denominan “gimnasia revolucionaria”, y otros, “ejercicios de tropas en el terreno”. En vastas regiones de nuestro país observamos la incapacidad del estado para controlar o neutralizar las nuevas acciones que se desarrollan en el marco de la “Guerra Social”, estrategia aggiornada de la acción insurreccional de masas trotsko-maoísta (Conferencia del Movimiento Indigenista Tohalli en Manta- Ecuador y Foro de Sao Paulo, mayo del 2000) y funcional al expansionismo chavista .

Algunos optimistas apostaron al cambio a partir de las elecciones del 28 de junio. Nada cambió, en todo caso se aceleró el proceso de acumulación del poder por parte de los vencidos en las urnas. ¿Cambiará algo a partir del 10 de diciembre, y más allá de que los nuevos legisladores comiencen “a trabajar” en marzo?

Sí, las cosas pueden cambiar, o más bien continuarán cambiando. Enero, febrero, marzo abril y mayo. Son cinco meses prácticamente sin Ejército, ya que cada licencia tendrá una duración de entre 60 y 65 días y en dos turnos. Sin partida presupuestaria para el último trimestre de este año y para el primero del año próximo … mal te veo “brazo des-armado de la Patria” para cumplir la misión.

El 25 de mayo del año que viene se cumple un bicentenario, pero si le agregamos un año (1809) asistimos también a otro aniversario más del “primer grito libertario de América”: Chuquisaca.

No sé por qué pero me pregunto: ¿es casual la instalación mediática promovida por Milagro Sala, devota de Evo y la Wilpahala y con un importante despliegue territorial en varias provincias? ¿O la avidez capitalista de nuestros “mapuches”, por ahora no tan atrevidos y osados como sus iguales chilenos que le declararon la guerra al estado trasandino? El año que viene acaso…¿otro grito libertario?

Cinco meses preocupantes, ya que no hay centinelas en el mangrullo y muchos argentinos viendo fútbol.

lunes, 14 de septiembre de 2009

La juventud tendrá voz en el congreso boliviano

La coyuntura continental nos exige como juventud no ser simples observadores sino actores protagónicos en la defensa de nuestra democracia, nacimos para cambiar el destino de nuestras naciones y cumpliremos con nuestra tarea.

Varios años de resistencia en contra del autoritarismo bolivariano nos ha permitido obtener una visión clara del camino que deben seguir nuestros pueblos si queremos alcanzar el progreso y desarrollo, hecho imposible debido al populismo rampante de gobernantes de ayer y hoy. En la actualidad, dicho populismo está encarnado en el monstruo ideológico de mil cabezas llamado Socialismo del Siglo XXI. Es un hecho que los errores cometidos por los políticos en el pasado le han abierto las puertas a esta nueva forma de dictadura, enmascarada por la falsa percepción de una democracia vibrante y un aparato propagandístico enorme. No estamos dispuestos a pagar por errores que no cometimos, por lo tanto, es nuestra más solemne voluntad ser parte del verdadero cambio de paradigma político que necesita nuestro continente.

Muchos compañeros están comenzando a formar parte activa de ese cambio, muchos han sido guerreros incansables a la hora de defender su democracia y sabemos que esa pasión al enarbolar la bandera de la libertad se debe a que no podemos ni siquiera imaginar vivir sin ella.

Como joven de este continente, cumplo con felicitar a mi amiga Jessica Echeverría ante la noticia de su postulación como diputada al Congreso Plurinacional de Bolivia, se ha ganado el lugar que merece al siempre estar dispuesta a defender su Patria ante el autoritarismo latente del gobierno boliviano y la descarada injerencia del Presidente de Venezuela, Hugo Chávez. Su candidatura es un ejemplo para la juventud continental, es una clara señal de la posibilidad que tenemos de comenzar a ser participantes activos en los cambios que han de tomar nuestras Repúblicas con la finalidad de alcanzar el sueño de vernos convertidos en una naciones prósperas, ¡en el Continente de la Esperanza!

Con tu ayuda mi estimada Jessica daremos otro paso más hacia la conformación del Movimiento Juvenil Latinoamericano y consolidar nuestra defensa democrática ante las amenazas del Socialismo del Siglo XXI. Te deseo éxito en el alcance de la nueva meta que te has propuesto, la juventud Boliviana y la de todo el continente tendrá voz en el Congreso Plurinacional.

Querida Jessica, Unidad y Libertad.

Leandro Bolívar.

jueves, 13 de agosto de 2009

Principios Goebbelianos

Principios utilizados por el Socialismo del Siglo XXI para la dominación social.

1.-Principio de simplificación y del enemigo único. Adoptar una única idea, un único símbolo. Individualizar al adversario en un único enemigo.

2.-Principio del método de contagio. Reunir diversos adversarios en una sola categoría o individuo. Los adversarios han de constituirse en suma individualizada.

3.-Principio de la transposición. Cargar sobre el adversario los propios errores o defectos, respondiendo el ataque con el ataque. 'Si no puedes negar las malas noticias, inventa otras que las distraigan.

4.-Principio de la exageración y desfiguración. Convertir cualquier anécdota, por pequeña que sea, en amenaza grave.

5.-Principio de la vulgarización. Toda propaganda debe ser popular, adaptando su nivel al menos inteligente de los individuos a los que va dirigida. Cuanto más grande sea la masa a convencer, más pequeño ha de ser el esfuerzo mental a realizar. La capacidad receptiva de las masas es limitada y su comprensión escasa; además, tienen gran facilidad para olvidar.

6.-Principio de orquestación. La propaganda debe limitarse a un número pequeño de ideas y repetirlas incansablemente, presentarlas una y otra vez desde diferentes perspectivas, pero siempre convergiendo sobre el mismo concepto. Sin fisuras ni dudas. De aquí viene también la famosa frase: «Si una mentira se repite suficientemente, acaba por convertirse en verdad».

7.-Principio de renovación. Hay que emitir constantemente informaciones y argumentos nuevos a un ritmo tal que, cuando el adversario responda, el público esté ya interesado en otra cosa. Las respuestas del adversario nunca han de poder contrarrestar el nivel creciente de acusaciones.

8.-Principio de la verosimilitud. Construir argumentos a partir de fuentes diversas, a través de los llamados globos sondas o de informaciones fragmentarias.

9.-Principio de la silenciación. Acallar las cuestiones sobre las que no se tienen argumentos y disimular las noticias que favorecen el adversario, también contraprogramando con la ayuda de medios de comunicación afines.

10.-Principio de la transfusión. Por regla general, la propaganda opera siempre a partir de un sustrato preexistente, ya sea una mitología nacional o un complejo de odios y prejuicios tradicionales. Se trata de difundir argumentos que puedan arraigar en actitudes primitivas.

11.-Principio de la unanimidad. Llegar a convencer a mucha gente de que piensa «como todo el mundo», creando una falsa impresión de unanimidad.

domingo, 19 de julio de 2009

EL PLAN CERO

Por: Emilio Martínez*


"No nos queda a nosotros sino arreciar la ofensiva del ALBA". Con estas palabras, el dictador venezolano Hugo Chávez Frías anunció durante las fiestas del Bicentenario paceño, en Bolivia, la campaña de beligerancia que lanzará en las próximas semanas y meses.
La preocupación de Chávez nace a raíz de la destitución de su pupilo, José Manuel Zelaya, de la presidencia de Honduras, medida con la cual la institucionalidad republicana de ese país centroamericano liquidó el golpe de Estado gradual que el ex mandatario estaba dando, a través de la aplicación del recetario chavista de persecución a la prensa, reforma constitucional ilegal para la perpetuación en el poder y tolerancia al narcotráfico.
Chávez y sus discípulos saben que el ejemplo de Honduras puede generar un efecto dominó en todo el continente, impulsando a las fuerzas democráticas a liberarse de los regímenes populistas-autoritarios.
Y saben que deben actuar rápidamente en Honduras, para lo que apelarán a la violencia, tras haber fracasado en su intento de utilizar a los organismos internacionales para forzar el retorno al poder del destituido Zelaya.
La amenaza es clara: Chávez advierte con intervenir militarmente y Zelaya habla de instalar una sede de gobierno paralela. Esto se llama guerra civil. Es el mensaje del ALBA a los pueblos que osen liberarse de su yugo.
Para la aplicación de este plan desempolvan a un viejo y curioso personaje nicaraguense, Edén Pastora (foto), más conocido como el "comandante cero". Un sinuoso y errático ex comandante de la guerrilla sandinista que luego se volvió contra sus camaradas de armas en tiempos de la "contra", para después acusar a la misma "contra" de recibir fondos de la CIA.
Edén Pastora quedó relegado durante los años posteriores, tras la salida del sandinismo del poder, y reapareció en los últimos días para ofrecerse como sicario al chavismo, para instalar una guerrilla pro Zelaya en Honduras.
La probable estrategia chavista para los próximos meses, que será "ofensiva" como él mismo lo advirtió, implicará activar movimientos insurreccionales indígenas en Perú, Colombia y México, países gobernados por partidos de centro o centro-derecha no alineados con el Foro de Sao Paulo.
Las cartas están echadas. Son los últimos pataleos de un proyecto totalitario que comienza a hacer agua y que tarde o temprano será una página pasada de la historia latinoamericana. Pero que no se irá sin antes dejar una nueva marca de sangre en nuestras patrias.

* Escritor y periodista

jueves, 16 de julio de 2009

El Continente al Revés

Por Leandro Bolívar

Ha quedado demostrado que el Socialismo del Siglo XXI es totalmente incompatible con el sistema democrático ya que el primero sólo es viable mediante la imposición; las constituciones le estorban, incluso aquellas que son concebidas bajo sus regímenes. Aquellos que se han cansado de levantar su puño en contra de las constituciones de sus respectivos países son los que claman por la democracia Hondureña, defendiendo en tierra ajena lo que no respetan en su propia casa. La "Revolución" esta pintada de ironías y cinismos.

La opinión internacional se ha visto dividida ante la oleada propagandística Chavista, han cedido ante las presiones impuestas por los países comprados por los petrodólares del gobierno Venezolano. Claman por el retorno al poder de un presidente que flagrantemente atentó en contra de la soberanía de su patria al intentar cederla al Imperio Chavista en construcción, y aquellos que jamás pensamos que caerían en este juego lo hicieron al primer empujón. El continente parece estar al réves...

Llaman Golpe de Estado a la destitución de un presidente que desconoció el llamado de las instituciones de la República Hondureña de abandonar la pretensión de hacer una consulta totalmente ilegal, en mi opinión el primer golpe lo dio Zelaya y por esta vez el que pegó primero no pegó dos veces.

Este tema es bien conocido por todos pero lo que hay que mencionar una y otra vez es que la presencia de Zelaya en el gobierno le permitía a Chávez la oportunidad de manejar a otro país de la región; es por esto que cuando las nuevas autoridades de Honduras expulsan a reporteros de Venezolana de Televisión y de TeleSur no están expulsando a periodistas que velan por la libertad de expresión sino a agentes del gobierno de Venezuela comisionados para alentar y financiar los disturbios en el país centroamericano.

Es del conocimiento público la presencia de altos funcionarios del gobierno Venezolano en Honduras que financian las manifestaciones a favor de Zelaya e intentan comprar la voluntad de militares Hondureños con maletines llenos de petrodólares. Es conocido por las autoridades Hondureñas el tráfico de armas a través de la frontera con Nicaragüa y se sabe que muchos agentes Castristas se encuentran en el país para coordinar los disturbios en contra del nuevo gobierno.

No es cuestión de un presidente depuesto por militares sino de un país que lucha por conservar su soberanía ante el proyecto expansionista de Hugo Chávez. Un Golpe de Estado no significa únicamente la remoción de un presidente, también implica el desconocimiento de la Constitución y las leyes vigentes, el desconocimiento de la voluntad popular y la rendición de los intereses de la nación ante proyectos personalistas apátridas que pretenden confinar todo el poder del Estado a una sola persona. Ante estas amenazas la OEA brilla por su ausencia, se ha dedicado a defender presidentes del Foro de Sao Paulo mientras voltea la mirada ante las demás violaciones a la carta democrática perpetradas por los gobiernos afines al Socialismo del Siglo XXI. No se puede esperar mucho del Secretario General de dicha organización "multilateral" ya que él mismo fue quien alentó el regreso de Cuba (bajo régimen dictatorial y cuya presencia ofende la mencionada carta democrática) a las filas de la OEA. Insisto, el continente está al revés.

Debemos apoyar al pueblo del hermano país centroamericano sin temor a ser llamados "golpistas" ya que ha quedado demostrado que las instituciones del Estado actuaron en contra de un presidente traidor a su patria, es hora de empezar a decir las cosas como son. No tenemos que esperar a que el continente se despierte de la borrachera petrolera para darnos cuenta del daño que le ha hecho el Socialismo del Siglo XXI a nuestros pueblos; por lo menos Colombia, Perú, Panamá, Mexico y Honduras ya han abierto los ojos. No esperemos a quedarnos sin Patria para reaccionar.

martes, 14 de julio de 2009

CONGRESO DE ONGs EN TEGUCIGALPA

Por Carlos Manuel Acuña

Como una nueva señal indicativa del amplio respaldo político que recibe el nuevo gobierno de la República de Honduras, en la capital del País se realizará este jueves 16 un Congreso Internacional de Organizaciones No Gubernamentales donde se debatirá acerca de las pautas políticas que regirán de ahora en adelante. En los hechos, significará un definido acto político que se desarrollará en el momento exacto en que el defenestrado Manuel Zelaya amenaza con generar un baño de sangre mediante la movilización de los grupos dirigidos por elementos venezolanos que operan preferentemente en los ámbitos urbanos de la nación centroamericana.

Numerosas serán las delegaciones extranjeras entre las que que cabe destacar la presencia de UnoAmérica que dirige el venezolano Alejandro Peña Esclusa quien esta mañana viajó a Tegucigalpa para mantener reuniones preparatorias con parte de los dirigentes de las 327 ONGs de nacionalidad hondureña que actuarán como anfitrionas bajo la dirección de Julio César Cabrera. De esta manera participarán representantes de las más diversas actividades y sectores locales, pues en este triple centenar de estructuras sociales estarán presentes la economía, la producción en todas sus actividades, la cultura y otras manifestaciones de la vida nacional hondureña.

En los hechos y también de manera expresa, el Congreso es una respuesta a las acusaciones de golpe de estado habida cuenta que el Foro Permanente de Organizaciones de Sociedad Civil (FPOSC) apoya todas las expresiones políticas democráticas. Obviamente, los ánimos están sensibilizados ante las declaraciones formuladas hace unas horas por Zelaya quien no ha dudado en amenazar con acciones directas en el caso de no ser repuesto en su cargo de titular del Poder Ejecutivo del que fue destituido por el Congreso y la Corte Suprema de Justicia en un acto que se juzga irreversible. Zelaya sabe que no existe posibilidad alguna de contenido político que le permita volver a ejercer la primera magistratura por lo que únicamente podría tentar suerte mediante acciones de fuerza cuyas derivaciones son impredecibles

Por lo expuesto el acto adquiere una dimensión especial que será ampliada por otras exteriorizaciones de apoyo al nuevo presidente Roberto Micheletti, aunque el caso hondureño se ubica mucho más allá de las formalidades políticas e institucionales pues se lo debe vincular con el intento del dictador venezolano Hugo Chávez Frías por extender su proyecto llamado "Socialismo del Siglo XXI" a toda la región.

Más aún, la maniobra de Chávez que ya se extendió a la Argentina y logró el beneplácito del gobierno Kirchnerista, tiende a extenderse más allá de las fronteras americanas. Esto es así por cuanto ha dispuesto actos comerciales con Irán, por ejemplo, país que se mueve con fuerza dentro de la órbita islámica y al que le provee el uranio necesario para la fabricación de armamento atómico.

A esta altura de las circunstancias el tema adquiere una trascendencia especial por cuanto altera el escenario estratégico internacional y de manera muy particular al de Centro América y el Cono Sur donde se agudizan artificialmente los problemas sociales e indigenistas como parte de un esquema revolucionario que ya es conocido y comienza a ocupar las agendas de las cancillerías del Cono Sur, un fenóme4no que parece ser ajeno a la información que maneja nuestro Palacio San Martín y mucho menos los habitantes de la Casa Rosada que parece que no se han percatado de la gravedad en que puede desembocar el problema.

Esto posee una trascendencia adicional pues a raíz de su derrota electoral, el matrimonio presidencial argentino tiene previsto "profundizar" su actual régimen político, apuntar activamente hacia la izquierda y establecer vínculos más firmes con las autoridades venezolanas, factores todos éstos que tienden a preocupar más todavía a las inquietas dirigencias opositoras.

lunes, 13 de julio de 2009

ONU: sobre el traslado forzado, asimilación y aculturización

Por: Walter Javier Arrázola Mendivil
Diputado Nacional de Bolivia

El presidente de Bolivia Evo Morales, a pesar de tener un discurso anticolonial y descolonizador, ha ordenado la colonización Pando violentando la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas del 13 de septiembre del 2007, que ha sido ratificada como ley en Bolivia, firmada por él mismo.
El artículo 8 de la declaración de la ONU, dice que: “1) Los pueblos y las personas indígenas tienen derecho a no sufrir la asimilación forzada o la destrucción de su cultura.

2) Los Estados establecerán mecanismos eficaces para la prevención y el resarcimiento de:

a) Todo acto que tenga por objeto o consecuencia privar a los pueblos y las personas indígenas de su integridad como pueblos distintos o de sus valores culturales o su identidad étnica;
b) Todo acto que tenga por objeto o consecuencia enajenarles sus tierras, territorios o recursos;
c) Toda forma de traslado forzado de población que tenga por objeto o consecuencia la violación o el menoscabo de cualquiera de sus derechos;
d) Toda forma de asimilación o integración forzada;
e) Toda forma de propaganda que tenga como fin promover o incitar a la discriminación racial o étnica dirigida contra ellos.”

La población indígena del departamento de Pando asciende a un total de poco más de 3 mil personas; las que serán remplazadas por las 4068 familias de los pueblos indígenas Aymaras y Quechuas del occidente de Bolivia.

Concordante con el artículo 10, de la misma declaración, que dice “Los pueblos indígenas no serán desplazados por la fuerza de sus tierras o territorios. No se procederá a ningún traslado sin el consentimiento libre, previo e informado de los pueblos indígenas interesados, ni sin un acuerdo previo sobre una indemnización justa y equitativa y, siempre que sea posible, la opción del regreso.”

A Evo Morales no le interesan los indígenas, sino su proyecto totalitario, por eso incluso viola sus propias leyes refrendadas por él mismo.

El objetivo es tomar electoralmente Pando, concretamente ganar los senadores de esa región, trasladando gente afín a su gobierno. Evo Morales y su gobierno nunca pudo ganarle a los pandinos democráticamente, por eso ocasiono una masacre contra sus opositores.

sábado, 4 de julio de 2009

UnoAmérica objeta el ingreso de Venezuela al Mercosur



Señores
Honorables Senadores
Congreso de la República Federativa del Brasil
Plaza de los Tres Poderes
Brasilia.-

El próximo 9 de julio, será discutido el protocolo de adhesión de Venezuela al Mercosur, en una audiencia pública que se realizará en la Comisión de Relaciones Exteriores y de Defensa Nacional del Senado.
Por las razones que exponemos a continuación, consideramos que permitir el ingreso de Venezuela constituye una grave amenaza para la Seguridad y Defensa del Brasil y de toda la región:
Primero, Hugo Chávez mantiene estrechos vínculos con el narcoterrorismo colombiano. Cuando las Fuerzas Armadas de Colombia dieron de baja al segundo hombre de las FARC, Raúl Reyes, Chávez guardó un minuto de silencio en honor a su memoria, y envió tropas a la frontera, en señal de protesta por la Operación Fénix. Los computadores incautados a Reyes demuestran que las FARC proporcionaron financiamiento a Chávez, y evidencian la cooperación que ha habido entre ellos.
Segundo, Chávez promueve el fundamentalismo islámico en América Latina. El gobierno venezolano se enorgullece de sus nexos con el gobierno forajido de Ahmadinejad, y ha sido el mediador para que Bolivia, Ecuador y Nicaragua firmen numerosos acuerdos con el gobierno iraní. Es público la simpatía que muestran el Hezbollah y Hamas hacia Chávez.
Tercero, el gobierno venezolano es explícitamente antisemita. Expulsó ignominiosamente al embajador de Israel y influyó sobre el gobierno boliviano para que hiciera lo mismo. Permite la profanación de sinagogas. Allana instituciones judías.
Cuarto, Chávez constituye un elemento perturbador en la región. Prueba de ello son las numerosas denuncias contra su gobierno por intervenir en los asuntos internos de otras naciones. Hace apenas una semana, amenazó con enviar tropas a Honduras. En marzo de 2008, amenazó con intervenir militarmente en Colombia. En septiembre de 2008, amenazó con invadir a Bolivia. Chávez envía maletines repletos de petrodólares para financiar ilegalmente a sus aliados en otras naciones.
Quinto, Chávez comete delitos de lesa humanidad. El 11 de abril de 2002, el oficialismo recibió a tiros una manifestación gigantesca de ciudadanos pacíficos y desarmados; posteriormente culpó a la oposición de lo ocurrido, y mantiene injustamente en la cárcel a quienes trataron de impedir la masacre, como es el caso del comisario Iván Simonovis.
Sexto, el gobierno de Venezuela no lucha contra el narcotráfico. Durante los últimos diez años, el tráfico de drogas se ha incrementado notablemente. Chávez expulsó a la agencia antidrogas norteamericana (DEA) de Venezuela.
Séptimo, el gobierno venezolano no es democrático. Si bien Hugo Chávez llegó a la Presidencia en 1998 por medio de elecciones libres y transparentes, su gobierno se ha deslegitimado en el ejercicio del poder. Ha cerrado medios de comunicación, entre ellos el canal de televisión RCTV, y amenaza con cerrar a otros, como ocurre con Globovisión. Persigue a sus adversarios políticos, como es el caso de Manuel Rosales, quien debió buscar asilo en Perú; y encarcela a otros, como el ex ministro de la Defensa, general Raúl Baduel. Al momento de escribir estas líneas, el Alcalde de Caracas, Antonio Ledezma, se encuentra en huelga de hambre en la oficina de la OEA, en protesta por los atropellos de Chávez.
Octavo, Chávez ataca a la propiedad privada. Su gobierno ha promovido la confiscación de empresas y la invasión de fincas, y ha dicho públicamente que la propiedad privada no está garantizada. Recientemente, confiscó decenas de empresas petroleras en la Costa Oriental del Lago de Maracaibo.
Noveno, el gobierno venezolano promueve una educación comunista. Desde el año 2001 hasta la fecha, los sectores vinculados a la educación venezolana han denunciado los intentos del gobierno de modificar las leyes y los programas de estudios, para implementar en ese país una educación ideologizada, idéntica a la que hoy existe en Cuba.
Décimo, este mal ejemplo puede contagiar a la región. Consideramos que el gobierno venezolano puede utilizar la plataforma del Mercosur para exportar su proyecto anti-democrático a los países que integran este organismo, particularmente el Brasil, toda vez que el propio Chávez ha declarado públicamente su intención de replicar el modelo en otras naciones.
Por todas estas razones, solicitamos respetuosamente a los honorables miembros del Senado postergar el ingreso de Venezuela al Mercosur, al menos hasta que se produzca un cambio de gobierno en esa hermana nación.


Muy atentamente,

Hector de Paola
Maria das Gracias Salgueiro
Marcelo Cypriano Motta
Delegados en Brasil
Unión de Organizaciones Democráticas de América - UnoAmérica

CC: Alejandro Peña Esclusa, presidente de UnoAmérica

martes, 30 de junio de 2009

EL IMPEACHMENT HONDUREÑO

Por: Emilio Martínez

Quienes se apresuraron a calificar los recientes sucesos de Honduras como un golpe de Estado quizás deberían rememorar el caso del ex presidente de Estados Unidos, Richard Nixon, separado de su cargo tras un proceso en el Congreso de ese país a raíz del famoso escándalo de Watergate.

Para los que no conocen o no recuerdan el caso, diremos sucintamente que el 17 de junio de 1972 un grupo de cinco hombres fue detenido tras ingresar clandestinamente en las oficinas del Comité Nacional del Partido Demócrata para robar documentos, pinchar teléfonos e instalar escuchas electrónicas.

La investigación posterior demostró que los “fontaneros”, como se los llamó, eran parte de un equipo de espionaje político vinculado al presidente Nixon, quien buscaba obtener información estratégica de sus adversarios en plena campaña electoral.

La revelación impulsó un proceso en contra del presidente en el Congreso norteamericano, denominado “impeachment”, término que puede ser traducido como impedimento, impugnación o juicio político, aunque su significado literal sea más bien el de “bochorno”.

Se trata de una figura del derecho anglosajón que tiene sus orígenes en el siglo XIV, cuando el parlamento inglés lanzó acusaciones contra el rey por derrochar dineros públicos, avergonzándolo o causándole un “bochorno”.

Una vez que el jefe de Estado ha sido objeto de un impeachment tiene que hacer frente a la posibilidad de ser condenado por una votación del órgano legislativo, lo cual ocasiona su destitución e inhabilitación.

En el caso norteamericano, fueron sometidos a este procedimiento los presidentes Andrew Johnson (1868), el citado Richard Nixon y Bill Clinton (1998-99), este último por el sonado escándalo de la cariñosa becaria Mónica Lewinski. Johnson y Clinton lograron ser sobreseídos, pero no así Nixon, quien optó por dimitir al cargo en agosto de 1974 ante la inminencia de su destitución por parte del Congreso.

Volviendo a Honduras, el impeachment contra el ex presidente José Manuel Zelaya había comenzado la semana pasada, luego de que éste desatara una crisis institucional al incurrir en reiteradas violaciones de la Constitución, las leyes y sentencias judiciales, según lo definiera el Congreso de esa nación centroamericana.

La deriva de Zelaya hacia el autoritarismo se inició en el 2008, a medida que fue estrechando relaciones con Hugo Chávez y comenzó a poner en práctica el método de golpe gradual que el gobernante caribeño ha exportado a varias repúblicas de América Latina, sistema que incluye la persecución a la prensa y un proceso constituyente ilegal como vía para perpetuarse en el poder.

El detonante de la crisis fue, precisamente, la intención de Zelaya de realizar una consulta el pasado domingo 28 de junio, que le permitiría instalar una Asamblea Constituyente, disolver el Parlamento y habilitar su reelección presidencial.

Aunque el Tribunal Supremo Electoral dictaminó que esa consulta era inconstitucional, el depuesto presidente instruyó a las Fuerzas Armadas la distribución de 15.000 urnas para la votación, orden que fue resistida por el Alto Mando militar por tratarse de una instructiva que contravenía la sentencia mencionada.

En respuesta, José Manuel Zelaya destituyó el pasado miércoles al jefe del Estado Mayor Conjunto, general Romeo Vásquez. La Corte Suprema de Justicia ordenó restituir a Vásquez en sus funciones y mandó el embargo de las ánforas en los cuarteles, pero el prochavista Zelaya invadió con sus simpatizantes una base militar y retiró las urnas para utilizarlas en la consulta.

Como resultado de estos hechos, una comisión multipartidaria nombrada por el Congreso para investigar al presidente concluyó que éste violó las leyes. Además, pidió al Parlamento que declarara a Zelaya incompetente y le iniciara un proceso legal.

Cabe destacar entre las bases jurídicas de la impugnación que el artículo 239 de la Constitución de Honduras señala que “El ciudadano que haya desempeñado la titularidad del Poder Ejecutivo no podrá ser Presidente o Designado. El que quebrante esta disposición o proponga su reforma, así como aquellos que lo apoyen directa o indirectamente, cesarán de inmediato en el desempeño de sus respectivos cargos y quedarán inhabilitados por diez años para el ejercicio de toda función pública”.

De todo lo anterior, se desprende como conclusión que el Parlamento de Honduras actuó para evitar un golpe de Zelaya contra la institucionalidad democrática, votando su destitución por unanimidad y posesionando como nuevo mandatario al presidente del Congreso, Roberto Micheletti, a quien correspondía asumir el cargo por sucesión constitucional. La decisión contó con el respaldo de la Corte Suprema de Justicia y del Comisionado Nacional de Derechos Humanos (Ombudsman). Es decir, que el Congreso procedió al impeachment, al “bochorno” de Zelaya.

Hay que agregar que toda esta tensa situación se desarrolló en medio de la presencia de militares venezolanos y nicaragüenses en suelo hondureño, autorizada por el presidente a espaldas del Parlamento, lo que implica que las Fuerzas Armadas de Honduras también habrían actuado en resguardo de la soberanía nacional.

Como era de esperar, el contragolpe dado por las instituciones democráticas al autoritario Zelaya motivó la movilización histérica de Chávez y sus aliados del “socialismo del siglo XXI”, quienes montaron una reunión de emergencia de su versión regional del Pacto de Varsovia (la Alternativa Bolivariana para las Américas, ALBA), procurando arropar al discípulo depuesto y amenazando con invadir Honduras para reponerlo en el poder.

De la reunión, que contó con la presencia del dictador cubano Raúl Castro y del ex dictador sandinista Daniel Ortega, salieron sendos pronunciamientos a favor de lo que estas “autoridades morales” definen como democracia hondureña, a la que identifican con Zelaya, y de condena a las acciones del Congreso de ese país, que califican como “golpe de Estado”.

Otro de los que reaccionaron rápidamente ante la alarma dada por el gobernante venezolano fue el secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, quien, para recuerdo de las memorias frágiles, le debe su cargo a las gestiones diplomáticas de Hugo Chávez.

Lo lamentable del caso es que, detrás de los movimientos de estos previsibles alfiles del chavismo, también se haya producido la incomprensión de gobiernos de Europa y de la administración de Barack Obama, quizás por un manejo deficiente de la información o por un reflejo condicionado que confundió la situación actual con coyunturas muy distintas de épocas pasadas.

De regreso a nuestra comparación inicial, una pregunta queda flotando en el viento: ¿habrían aceptado los Estados Unidos que eventuales simpatizantes de Richard Nixon en gobiernos de terceros países hubieran amenazado con invadir el territorio norteamericano si el presidente impugnado no era reintegrado en el cargo?



http://ciudadanoxbolivia.blogspot.com

miércoles, 24 de junio de 2009

El Neogolpismo

Por: Emilio Martínez

En América Latina, un nuevo método golpista parece haberse extendido en los últimos años. Ya no se trata, como en décadas anteriores, del asalto al poder con tanquetas ni guerrillas, sino de desestabilizar a los gobiernos democráticos con movilizaciones sociales de creciente violencia que desembocan en la sucesión constitucional o en el adelantamiento de los procesos electorales.

Tal ha sido la experiencia de Bolivia en el lustro 2000-2005, periodo en el que un ciclo planificado de “protestas” produjo el derrocamiento de dos presidentes y la realización forzada de unas elecciones anticipadas que llevaron al gobierno a Evo Morales.

Hoy en día, una estrategia similar podría estar en marcha en el Perú, con parecidos actores e idéntica metodología, lo que nos permite pensar en una eventual exportación de cierto “know-how insurreccional”.

El alzamiento en la Amazonia peruana, que tuvo como cara visible a Alberto Pizango, siguió al pie de la letra ese guión: como en el caso boliviano, se utilizaron los bloqueos camineros en gran escala, orquestados con la ayuda del financiamiento proveniente de redes de ONGs y de mecanismos de coerción que obligan a los indígenas a plegarse a las directivas de los dictadores sindicales.

Las ONGs alineadas con el proyecto político que impulsa los nuevos golpes “soft” manejan presupuestos multimillonarios, como queda claro al analizar las cuentas de la AIDESEP dirigida por Pizango, que sólo en el 2008 recibió nada menos que cuatro millones de dólares.

Un dato no menor que merece ser considerado: una poderosa ONG que parece tener un importante rol como financiadora de los movimientos “indigenistas” peruanos es Amazon Watch, la misma que, curiosamente, tuvo un activo papel en Bolivia entre 1999 y 2003, hasta poco después del derrocamiento de Sánchez de Lozada en octubre de ese último año. Luego de cumplido su objetivo, pasó a enfocarse en Ecuador y, más recientemente, en Perú.

En cuanto a los mecanismos de coerción, los radicales peruanos parecen haber aprendido bien la lección de sus pares bolivianos y han puesto en práctica diversas formas de “sanción comunal” contra los disidentes. Ya se habla de indígenas a quienes se ha quemado sus viviendas por negarse a participar en los violentos movimientos, algo que es una lamentable tradición en zonas de dictadura sindical en Bolivia, como la región del Chapare, verdadero feudo del presidente Evo Morales.

Entre los móviles que llevan a estas organizaciones a promover los movimientos neo-golpistas confluyen varios factores: desde la probable ligazón con el narcotráfico, que busca establecer bases territoriales libres de la presencia de la fuerza pública para el ejercicio de su negocio, hasta la misma lógica totalitaria de ideologías que combinan de manera bizarra el marxismo con el racismo, pasando por intereses económicos y geoestratégicos contrarios al funcionamiento de los TLC con Estados Unidos.

Las excusas que encubren y justifican a las motivaciones reales son variables: a veces puede ser la protesta contra una ley de aguas, en otras la resistencia contra un proyecto de exportación de gas o la supuesta protección de las selvas tropicales. En la primera etapa de estos ciclos de conflicto, dedicada a la acumulación de fuerzas, se busca ante todo el control de porciones crecientes del territorio nacional. Así se hizo en Bolivia entre el 2000 y el 2003, donde se apuntó primero a la consolidación del dominio sobre las zonas cocaleras y en provincias del altiplano paceño como Omasuyos.

Luego, en la segunda etapa, vendrá el asalto contra el poder central. En ambas fases, los organizadores de las “protestas espontáneas” procuran generar escenarios de violencia, de confrontación con la fuerza pública, que provean los muertos que harán posible la victimización del movimiento y el desgaste de la imagen gubernamental.
Cabe esperar que la administración de Alan García no cometa los mismos errores que los gobiernos bolivianos previos a la semidictadura evista. Estos consistieron, ante todo, en creer que el propósito de las protestas era genuinamente reivindicativo y que éstas podían ser desactivadas mediante sucesivas concesiones, y en negociar la ley, inicio de un proceso de erosión del Estado de Derecho cuyo fin está a la vista en Bolivia.

El verdadero antídoto contra el neogolpismo está en la unidad de los partidos democráticos contra estos intentos de desestabilización, en el correcto apoyo a las fuerzas policiales y militares, y en el diálogo con los dirigentes históricos de los pueblos indígenas, con las autoridades tradicionales no cooptadas por las redes prebendales de las ONGs y sus dictadores sindicales. Y ante todo, en recordar que tras cada ola de conflictos no vendrá la paz, sino un periodo latente para el reacomodo de fuerzas previo a la siguiente batalla.


http://ciudadanoxbolivia.blogspot.com

miércoles, 18 de marzo de 2009

Verdades de Siempre.

La propiedad es fruto del trabajo, la propiedad es deseable, es un bien positivo en el mundo. Que alguien sea rico, muestra también que otros pueden hacerse ricos, y es esto un estímulo para el comercio, la industria y la empresa.

No dejéis que aquel que no posee una casa destruya la casa de otro, sino dejadlo que trabaje con diligencia y que construya una propia, asegurando así, como un ejemplo, que la suya no esté expuesta a la violencia cuando esté construida.

No se puede lograr prosperidad desalentando una economía prudente. No se puede fortalecer a los débiles debilitando a los fuertes. No se puede ayudar al asalariado restringiendo al patrono. No se puede llevar adelante la hermandad del hombre alentando el odio de las clases. No se puede ayudar a los pobres destruyendo a los ricos. No se puede establecer una economía sana con empréstitos. No se puede evitar una calamidad gastando más de lo que se gana. No se puede forjar carácter y valentía quitando al hombre su iniciativa y su independencia. No se puede ayudar al hombre permanentemente, haciendo por él lo que él pudiera hacer por sí mismo.

Abraham Lincoln, 1848.

Artículo proporcionado por Más Jóvenes Más Democracia, El Salvador.

miércoles, 11 de marzo de 2009

Comunicado de Prensa de Más Jóvenes, Más Democracia:

Jóvenes Salvadoreños llaman a la unidad, defensa de la libertad y la paz:

Debido a la importancia histórica que ha tenido la juventud en las transformaciones políticas de las naciones es necesario comprender que no existe cambio alguno si no va impulsado y dirigido por aquellos que están destinados a reclamar el destino de su país. Es por esto que Más Jóvenes Más democracia quiere llevar este mensaje a cada rincón del país para generar conciencia de la importancia que tiene para el correcto desarrollo de nuestro El Salvador que la juventud se involucre como parte activa de la sociedad.

Con sólidos principios democráticos, con la defensa de las libertades como bandera y con la férrea voluntad de hacer que la paz prevalezca en nuestro país, hacemos un llamado de unión nacional con la finalidad de encausar nuestro futuro por el camino del progreso que tanto nos ha costado alcanzar. La juventud debe tomar conciencia de que los cambios que desean ver en su país pueden ser alcanzados por su propio esfuerzo utilizando los canales democráticos, aunque no sean perfectos, existen para ser exigidos y defendidos con temple y voluntad.

No podemos olvidar la historia y mucho menos ser indiferentes ante la problemática social que se nos presenta en la actualidad. Es necesario proponer, discutir e impulsar las iniciativas necesarias que nos acerquen más hacia el sentido humanitario de nuestra existencia; demostrar que la razón social de un individuo o de alcanzar un futuro lucrativo no son propios de una tendencia u otra, más bien son factores que pueden coexistir bajo la premisa de una sociedad próspera.

¡Jóvenes Salvadoreños despertemos! El bienestar y la estabilidad de la nación nos lo demandan. El trabajo constante y nuestra voluntad incansable serán los garantes del cumplimiento de nuestras ambiciones, sueños y ganas de progresar. Hagamos Patria y elevemos nuestras voces para que el mundo sepa que dejamos de ser simples espectadores para convertirnos en los forjadores del porvenir, los difusores de los valores morales, cívicos y espirituales que formarán integralmente a nuevas generaciones de jóvenes Salvadoreños con una visión más humana, orientada a la búsqueda del bienestar del prójimo.

Unidad, Educación y Progreso, sea éste el clamor de nuestra juventud.