martes, 14 de julio de 2009

CONGRESO DE ONGs EN TEGUCIGALPA

Por Carlos Manuel Acuña

Como una nueva señal indicativa del amplio respaldo político que recibe el nuevo gobierno de la República de Honduras, en la capital del País se realizará este jueves 16 un Congreso Internacional de Organizaciones No Gubernamentales donde se debatirá acerca de las pautas políticas que regirán de ahora en adelante. En los hechos, significará un definido acto político que se desarrollará en el momento exacto en que el defenestrado Manuel Zelaya amenaza con generar un baño de sangre mediante la movilización de los grupos dirigidos por elementos venezolanos que operan preferentemente en los ámbitos urbanos de la nación centroamericana.

Numerosas serán las delegaciones extranjeras entre las que que cabe destacar la presencia de UnoAmérica que dirige el venezolano Alejandro Peña Esclusa quien esta mañana viajó a Tegucigalpa para mantener reuniones preparatorias con parte de los dirigentes de las 327 ONGs de nacionalidad hondureña que actuarán como anfitrionas bajo la dirección de Julio César Cabrera. De esta manera participarán representantes de las más diversas actividades y sectores locales, pues en este triple centenar de estructuras sociales estarán presentes la economía, la producción en todas sus actividades, la cultura y otras manifestaciones de la vida nacional hondureña.

En los hechos y también de manera expresa, el Congreso es una respuesta a las acusaciones de golpe de estado habida cuenta que el Foro Permanente de Organizaciones de Sociedad Civil (FPOSC) apoya todas las expresiones políticas democráticas. Obviamente, los ánimos están sensibilizados ante las declaraciones formuladas hace unas horas por Zelaya quien no ha dudado en amenazar con acciones directas en el caso de no ser repuesto en su cargo de titular del Poder Ejecutivo del que fue destituido por el Congreso y la Corte Suprema de Justicia en un acto que se juzga irreversible. Zelaya sabe que no existe posibilidad alguna de contenido político que le permita volver a ejercer la primera magistratura por lo que únicamente podría tentar suerte mediante acciones de fuerza cuyas derivaciones son impredecibles

Por lo expuesto el acto adquiere una dimensión especial que será ampliada por otras exteriorizaciones de apoyo al nuevo presidente Roberto Micheletti, aunque el caso hondureño se ubica mucho más allá de las formalidades políticas e institucionales pues se lo debe vincular con el intento del dictador venezolano Hugo Chávez Frías por extender su proyecto llamado "Socialismo del Siglo XXI" a toda la región.

Más aún, la maniobra de Chávez que ya se extendió a la Argentina y logró el beneplácito del gobierno Kirchnerista, tiende a extenderse más allá de las fronteras americanas. Esto es así por cuanto ha dispuesto actos comerciales con Irán, por ejemplo, país que se mueve con fuerza dentro de la órbita islámica y al que le provee el uranio necesario para la fabricación de armamento atómico.

A esta altura de las circunstancias el tema adquiere una trascendencia especial por cuanto altera el escenario estratégico internacional y de manera muy particular al de Centro América y el Cono Sur donde se agudizan artificialmente los problemas sociales e indigenistas como parte de un esquema revolucionario que ya es conocido y comienza a ocupar las agendas de las cancillerías del Cono Sur, un fenóme4no que parece ser ajeno a la información que maneja nuestro Palacio San Martín y mucho menos los habitantes de la Casa Rosada que parece que no se han percatado de la gravedad en que puede desembocar el problema.

Esto posee una trascendencia adicional pues a raíz de su derrota electoral, el matrimonio presidencial argentino tiene previsto "profundizar" su actual régimen político, apuntar activamente hacia la izquierda y establecer vínculos más firmes con las autoridades venezolanas, factores todos éstos que tienden a preocupar más todavía a las inquietas dirigencias opositoras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario