domingo, 4 de noviembre de 2012

El Fin de la Mesa

Por Leandro Bolívar Alfonzo.


El panorama político llega a un punto de quiebre interesante. La avanzada del socialismo y la profundización de la crisis económica (estos siempre van de la mano) son los dos factores innegables para el comienzo del 2013. Sin embargo, vemos una pasividad total en las filas de aquel grupo de partidos políticos que se hacen llamar de "oposición". Pareciera que están en Disney y le piden a la gente más sacrificios para poner a unos monigotes (como se hizo en la AN en el 2010) en oficinas públicas para que no pierdan sus espacios (dícese de su sustento económico y granitos de poder, el ciudadano no importa en esto). 

Considerando los acontecimientos que nos esperan en lo que queda de año, escriban esto en piedra: cuando el desastre electoral del 16D caiga sobre los hombros de la MUD entonces le echarán la culpa a los abstencionistas irresponsables que no quieren a su país. Esto como máxima socialista de nunca tomar la responsabilidad de sus acciones. Siempre será la culpa del ciudadano y no de una dirigencia política vencida que no supo defender ni honrar a aquellos que pusieron su esfuerzo, su esperanza y horas de su vida en colas durante las elecciones. 

La mesa se tambalea porque está sustentada sobre 4 patas endebles: 

1.-La unidad electorera: someterse a los designios de cogollos bajo el chantaje de la unidad solo beneficia a estos mismos y no garantiza un retroceso efectivo del socialismo. 

2.-La negación de la realidad: constantemente actuar como si existiese un sistema que respeta las libertades del ciudadano, independencia de poderes y un árbitro electoral institucional es alejarse de la realidad y no se puede actuar de manera efectiva si se niegan las causas que originan el problema. 

3.-El apaciguamiento: es llevar al ciudadano a limitar su acción únicamente a través de las reglas que le impone el régimen opresor bajo una falsa noción de conservar la paz. No hay paz que conservar si se niega la justicia y no hay forma de liberar a una ciudadanía si se criminaliza el sagrado derecho a la legítima defensa ante un sistema criminal como lo es el socialismo. 

4.-El sectarismo: Si no estás con la mesa, estás con el chavismo. Toda disidencia es ofendida, humillada y exiliada. Se le niega cualquier acceso a los medios para expresar su opinión, no se quiere otra visión sino la que marca el cogollo MUDista. Bastante contradictorio con lo que dicen "defender", no existe diferencia alguna con el régimen excepto el hecho de que no están en el poder. 

Estos 4 apoyos frágiles de la mesa sostienen su estructura principal, la cual tiene ya más de medio siglo de existencia en Venezuela: el pragmatismo político. Todo sea en nombre de las circunstancias, de lo que dicte el régimen totalitario y de lo que le sirva a los directores políticos de la MUD que se niegan a abandonar sus cargos después de 14 años fracasando en elecciones. Se descubrirá por las malas que no se puede negar la realidad, a pesar de que salgan muchas veces defendiendo al sistema electoral en los medios opositores, jamás van a poder borrar la duda razonable que yace en la conciencia de los ciudadanos que están hartos de ambos bandos socialistas. La unidad electoral no defiende la unidad de principios ya que la primera existe únicamente para garantizarle los espacios y recursos a los cogollos políticos sin contar a los ciudadanos, la segunda defiende la acción orientada a una meta que muchos desean: la Libertad

La gota que derramó el vaso de la tolerancia de muchos fue la declaración sonriente de Ramón Aveledo y sus acompañantes el 8 de Octubre, profesando que había ganado Venezuela. Es fácil decir esto entre risas y abrazos autoindulgentes cuando no son a ellos, la clase política parasitaria, a quienes matan, roban y empobrecen cada día. 

Hay una máxima que no me cansaré de citar: "Puedes evadir la realidad pero no puedes evadir las consecuencias de evadir la realidad" Ayn Rand.

No hay comentarios:

Publicar un comentario